Bienvenidos a Sombras de Oster. En este blog os contaremos nuestras peripecias con los juegos de miniaturas, la escenografía y las miniaturas, una obsesión que une a dos hermanos a cual más Friki, que aun viviendo a 600 km el uno del otro encuentran momentos para echar una partidita de vez en cuando.

sábado, 9 de noviembre de 2013

La manada de krator




 El pantano de Nagor-gotor, maldito desde tiempos que ya nadie recuerda por la presencia de piedra bruja, espanta a la mayoría de las criaturas del viejo mundo, pero en sus más apestosas profundidades, protege como una madre celosa a la estirpe de Krator, una de las manadas más temidas de todo el norte del imperio.

Bueno, tras un año o más de jugar con hombres bestia sin pintar, al fin voy a poder poner sobre el tablero un poco de color. Os presento a mi grupo de Ungors. Los compré por cuatro duros en e-bay junto con tres gors,  para formar el grueso inicial de mi banda de bestias. Las minis venían montadas pero tuve que desacerlas enteras ya que el dueño anterior había ensamblado las extremidades de una manera muy poco anatómica y los escudos estaban pegados en lugares muy raros (como por ejemplo el hombro). Por otra parte, tuve que conversionar todos los brazos derechos para cambiar la lanza (alguno de echo ya la tenía rota) que llevaban por un arma más acorde conmigo, con Mordheim y con su trasfondo: una maravillosa y afilada hacha, lo que me llevó al final a recomponer toda la musculatura. Además, tuve que hacer desde cero en masilla un escudo ya que cuando me puse a contar me faltaba uno (a ver si distingís cual es). El caso, que llevan bastante curro de tuneado.




En cuanto a la pintura, son las primeras en las que he empezado a usar tintas sin miedo y la verdad es que estoy bastante contento sobretodo con la piel, aunque las fotos como siempre me fallan. En las peanas (que os había pesentado en el post anterior), como veis he añadido el efecto agua y un poco de cesped electrostático tostao.







2 comentarios: