Bienvenidos a Sombras de Oster. En este blog os contaremos nuestras peripecias con los juegos de miniaturas, la escenografía y las miniaturas, una obsesión que une a dos hermanos a cual más Friki, que aun viviendo a 600 km el uno del otro encuentran momentos para echar una partidita de vez en cuando.

sábado, 24 de febrero de 2018

Dungeoneando




Cada cierto tiempo empieza a subirme la fiebre sin motivo aparente, me dan mareos y sufro de terrores nocturnos; Dias despues asumo que he vuelto a recaer en ese mal que se llama Dungeons and Dragons. Este año ha tocado, y por culpa de mi hermano (ya te lo hare pagar cabrón), probar la quinta edición ahora que se ha traducido al castellano (que me canso mucho de rolear con manuales en ingles). Como paso de gastarme 150 leuracos en algo que no contenga decenas de miniaturas, me he decantado por la versión licencia abierta de nosolorol, El resurgir del dragón, que contiene en un solo tochaco el manual del jugador, el del máster y el bestiario. La verdad que esta quinta edición me parece muy interesante, aunque mi criterio podéis tomarlo con puntillas ya que soy un incondicional de D&D desde la caja roja (hasta me gustaba la cuarta edición, no os digo más). Un trabajo de simplificación de las ultimas ediciones, sin tantos poderes ni dotes, que a mi tanto como master como de jugador me abrumaban; y con un poco de énfasis (dentro de lo que es el dugeoneo, no nos olvidemos de que estamos hablando) en la interpretación y el trasfondo. 

Con respecto a la versión de nosolorol, como todo tiene sus pros y sus contras; pero lo que no se puede negar es que se trata de un libro con una edición bastante cuidada en cuanto a materiales, arte y maquetación a un precio super competitivo; y si buscáis como yo aun podéis encontrar la oferta promocional en la que te regalan una pantalla para el máster bien guapa. Para mi, la mayor critica es que el escenario de campaña se queda bastante corto (menos razas y desarrollar alguna un poco leñe); pero como yo no soy mucho de seguir las historias de otros a la hora de crear mis partidas, no me preocupa, de echo yo lo veo como un pequeño anexo complementario al material importante que son reglas, conjuros, monstruos, etc. Y hasta aquí puedo leer.....que esto es un blog de miniaturas.

Así que mientras preparo una insondable batería de peligros para mis jugadores, ahí van las últimas de reaper que he pintado para poblar mi dungeon:

Para el equipo de los buenos, esta exploradora enana de la serie Dark Heaven Legends, Bailey Silverbelly, para mi una de las mejores esculturas de una enana de la historia.



 

Nuestra exploradora luce una discreta capa azul marino con corpiño a juego que combina a la perfección con las placas de armadura que protegen sus preciadas articulaciones. Como armas porta el pareado perfecto para matar arañas de fase de dos en dos, ballesta de mano y espada corta (en realidad es una daga humana; pero bueno a ella le vale) customizada con runa mata bestias. Se completa el equipo con unas preciosas botas de cuero blando aptas para todas las ocasiones tanto sport como recepciones en palacio.



En el equipo de los malos presentamos a Lord Guuuuuuuuhhhhhhz, de los batalian de toda la vida, éste en su versión de mercadillo (perdon, queria decir bones). Nuestro maestro del mal porta una elegante capa +1 tambien de color azul como predomina en toda nuestra colección otoño invierno; pero en un tono más violaceo con bordados en oro que denotan su estatus y poder y generan un contraste perfecto con la túnica negra, una prenda ideal para esos largos días pasados en el laboratorio. Como complementos no pueden faltar un buen fondo de armario como es ese foco arcano colgado a cuello que nos recuerda al estilo raper clasico y un bastón mágico de caoba de la buena.







No hay comentarios:

Publicar un comentario