Bienvenidos a Sombras de Oster. En este blog os contaremos nuestras peripecias con los juegos de miniaturas, la escenografía y las miniaturas, una obsesión que une a dos hermanos a cual más Friki, que aun viviendo a 600 km el uno del otro encuentran momentos para echar una partidita de vez en cuando.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Informe de batalla: Frostgrave, Saquead ese carro

Bueno, atacamos con el segundo informe de batalla de la campaña "El deshielo del Lord Liche". Los que tengais en vuestro poder el suplemento os habreis dado cuenta al leer el título que nos hemos saltado la segunda partida; pero eso no quiere decir que no la vayamos a jugar, todo lo contrario, es que estamos preparando escenografia especial (¿alguien ha dicho barcos y rio helado?, yo no....) para ambientar esta segunda partida; así que como en este momento de la campaña el orden de estos dos escenarios no alteraba la trama decidimos intercambiarlos. Así que en esta ocasión, un grupo de cultistas muy rarunos y sospechosos han tenido un percance cuando viajaban con un carro lleno de pertrechos mágicos en medio de las abandonadas calles de Felstad (vaya cagada amigos cultistas!!), noticia que ha prendido como la llama entre los cazatesoros, aunque no todo va a ser llegar y besar el santo....



En esta partida, cuatro de los marcadores de tesoro se encuentran en el carro averiado protegidos por cuatro cultistas. Como las fuerzas de mi cronomante, debido a los golpes recibidos en la primera partida estaban bastante reducidas (ya que tenía dos miniaturas lamiéndose las heridas y no podrían participar en este embite), la estrategia estaba clara por mi parte, esta era una partida de supervivencia, dejar a mi hermano con su encantador que saquease tranquilamente el carro y se enfrentase a los cultistas mientras yo, cual ratilla intentaba rapiñar el resto de contadores y si la cosa se torcía para mi hermano, entrar a sangre y fuego...







Gracias a los hados parecía que mi hermano tenía un plan compatible con el mío ya que desde el primer turno se lanzó al asalto del carro. Yo dividí las fuerzas, un grupo con el mago y otro con el aprendiz, cada uno a por uno de los contadores que no estaban en el carro.





En el segundo turno, la potencia combinada del arquero y el encantador hicieron estragos en los cultistas dejando tan solo uno en pie custodiando el carro. Aunque mi hermano dominaba la zona central del tablero no todo le iba tan bien, confiado con el resultado del perrete en la partida anterior, que recordemos habia eliminado a mi aprendiz de un bocao, ni corto ni perezoso lo mandó a por el cazador de tesoros que por unas pocas coronas, acababa de unirse a mis fuerzas; pero esta vez el tiro le salió por la culata y fue el can el que mordió fue el polvo.





Milagrosamente el ultimo cultista que seguía en pie consiguió aguantar hasta el tercer turno. Lejos de la zona central donde estaba todo el pescado vendido y el encantador saqueaba el carro a sus anchas, mi hombre de armas apoyado por los conjuros de la aprendiza consiguen recuperar el tesoro situado bajo el monolito. En ese momento oyeron unos extraños ruidos a sus espaldas que estaban provocados por cuatro necrofagos que habian salido de la nada y les cortaban la retirada.




En el otro extremo del tablero todo estaba controlado por el cronomante y sus secuaces. Los dos matones que le protegían cosiguieron, gracias a la fuerza numérica derribar al infante de mi hermano, mientras que el cazador de tesoros, haciendo honor a su nombre alcanzaba el sexto contador (si es una rata si, se nos habian acabado los contadores de tesoro). Mientras tanto el aprendiz del encantador, que se estaba ganando el sobrenombre del esquivo, se dedicaba a mantenerse alejado de la acción mazandose con conjuros para ganar puntos de experiencia (veras el día que le enganche).



Mientras el encantador escapaba cargado, con la única oposición de algún proyectil de hueso lanzado por el cronomante desde la distancia, que además no conseguía impactar a nadie, la parte épica de la partida la estaba librando la aprendiz de cronomante y su grupo, que estaban metidos de lleno en una peli de zombies.




El primero en caer, aunque no a manos de los necrofagos fue el guerrero que dejé atrás para entretener a los matones de mi hermano que también querían hacerse con este tesoro. Tuve suerte que uno de los necrofagos andó perdido dando tumbos alrededor de la iglesia. Mientras tanto, Para defender el tesoro que portaba mi hombre de armas, la aprendiz se lanzó a por el necrofago que queria comerle los huesos y consiguió finiquitarlo.


El momento más épico lo protagonizó el arquero que había quedado aislado a las puertas de la iglesia. Intentó parapetarse dentro de sus muros pero dos necrofagos le siguieron al interior. A pesar de su escasa habilidad al cuerpo a cuerpo, tirando de adrenalina, consiguió primero eliminar a uno y en el último turno destrozar al segundo por lo que milagrosamente consiguió salvarse de su particular dia de los muertos, recibirá doble paga y extra de ración, se lo tiene merecido.


Así que tal como habia vaticinado al principio de la partida (¿serán los poderes de cronomante?), mi hermano volvió a ganar con cuatro contadores frente a dos. El marcador de la campana: 2 a 0 para la banda del encantador.



martes, 7 de noviembre de 2017

Septimo módulo de 35 x 35 cm. Mesa de juego

 

Os traigo un nuevo módulo que nació inicialmente como un conector de pasarelas. La idea inicial era crear una estructura en la que se pudieran conectar a través de ella diferentes pasarelas pero que quedasen perfectamente integradas y que si en algún momento no se colocaban las pasarelas funcionase sin ellas, una pieza polivalente. Por esta cuestión la pasarela de madera no tiene valla en una amplia parte de su superficie, para que se puedan apoyar las pasarelas que mostré en un post anterior (ver post). Los grandes arboles son el elemento que da vida a este módulo, que vistos desde el tiempo y observando otros que he construido después me doy cuenta que son bastante mejorables, ahora no habría usado el musgo artificial para hacer las hojas sino que habría utilizado turf casero de diferentes tonalidades que le habrían dado un mejor aspecto. Casi toda la madera son palos de helado salvo alguna pieza que es madera de balsa. En este tipo de construcciones lo más importante es que la estructura, sea lo más fuerte y resistente posible, por eso la plataforma de madera está tan integrada en el árbol porque es este el que da fuerza al armazón de la plataforma y hace que sea muy resistente.
Al final creo que el módulo consiguió todas mis premisas iniciales, no es una de mis mejores piezas pero es bastante resultona.






sábado, 28 de octubre de 2017

Sexto módulo de 35 x 35 cm. Mesa de juego

 

Seguimos con un nuevo módulo construido a partir de cartón pluma para la base, poliestireno de alta densidad, madera (palos de helado, y madera de balsa) y cartón para las casas, algunas reproducciones de mis moldes de cajas y barriles en resina acrílica, plantas de acuario (retocadas y pintadas), césped electrostático y algo de pintura para que quedase más vistosa.

En esta ocasión nos encontramos una pieza de escenografía con varias alturas de juego y una zona amplia sin obstáculos. Destaca la altura de la pasarela que a primera vista puede ser algo alta, pero que para la jugabilidad te permite que se pueda introducir la mano sin ningún problema, solo nos costará un poco más de tiempo lograr que las miniaturas alcancen el piso superior. 

Estoy bastante orgulloso como constructor de las puertas creo que tienen un acabado muy bueno, que pena que alguna de las ventanas quedasen tan robustas, pero en ese momento estaba obsesionado con el poliestireno y solo quería probar a hacer cosas con ese material y el resultado es mejorable. Creo que siempre que me pongo con el cuter y demás juguetitos a intentar dar forma a una mesa de juego hay varias experiencias de las que no puedo escapar y son: el análisis de la pieza para su jugabilidad una vez acabada y la experimentación con nuevos materiales o nuevas formas de tratar los materiales ya conocidos y son tan cautivadoras que me provocan que no pueda parar de hacer escenografía. 

Desde hace un tiempo me he dado cuenta que texturizando los materiales la calidad de las piezas da un salto cuantitativo y es muy fácil de realizar, basta con utilizar un elemento mas duro que el que el material que se quiere texturizar e ir probando los resultados, al poliestireno se le puede texturizar a base de piedras, cepillos de cerdas (de alambre o de plástico), con una cuchilla o con un bolígrafo. La madera con cuchillas, bolígrafos y cepillos de cerdas para metal. 

Gracias a que el módulo es un conjunto de casas y suelo me permite poner más detalles como cajas barriles, plantas que cuando hacía el suelo y las casas por separado, o es que poco a poco he ido llegando a la conclusión de que esos pequeños detalles dan veracidad y armonizan el conjunto, por lo que cada vez añado más a mis construcciones.

Y esto es todo amigos, espero que podáis sacar alguna idea para futuros proyectos.






jueves, 19 de octubre de 2017

¡Por fín tengo mi Dungeon!




Desde mis inicios en el mundo de la escenografía he querido hacer un Dungeon, quizás porque empecé con esto de las miniaturas gracias a Heroquest o porque mi primera incursión en los juegos de rol fue con el Dungeons & Dragons, seguro que por ambas razones he acabado embarcado en este proyecto. El primer problema a la hora de enfrentarse con la construcción de una mazmorra, es si es mejor construirla a base de solo tiles de suelo o si hay que añadirle las paredes. Yo como no acababa de decidirme me puse con las dos para ver que resultado era el que más me gustaba.
Ambas opciones tienen sus cosas buenas y malas para representar el escenario de nuestras partidas.


Tiles sin paredes: Puedes hacer muchos tiles de pasillo y de habitación en poco tiempo, por lo que esta alternativa es la más rapida de ejecución. También es la mejor a la hora de jugar pues hay menos obstáculos a la hora de mover las miniaturas.



Tiles con paredes: Es mucho más llamativa y visualmente te hace sumergirte mas en el juego. Es más lenta de construcción pero te permite al modificar los tipos de pared, que el aspecto se distinga más; puedes representar más facilmente si nos encontramos en una caverna natural o en una construida por la mano de alguna raza subterránea. Es verdad que puede ser más compleja a la hora de mover, pero la verdad es que con unos muros de máximo 6 cm, la jugabilidad no es ningún problema.

Lo bueno es que tanto las puertas, armarios, camas...  que produzcas te pueden valer para ambas opciones. Por mi parte he llegado a la conclusión que según el tiempo que quieras dedicarle a la escenografía eligas una u otra. Con la primera opción podrás tener más habitaciones en el mismo tiempo de trabajo, pero es verdad que si te pones a construir en 3d, que más da unas horas más si el resultado es mucho más agradecido.

Este post es un avance del proyecto, solo es la punta del Iceberg, como podréis comprobar viendo las imágenes.

Os dejo algunas fotos de diferentes tipos de suelo para que vayais abriendo boca.




 

Próximamente :”Dungeon 3D modular”.

martes, 17 de octubre de 2017

Mago viajero

Esta es una de esas minis que me emociona subir al blog, no porque sea una miniaturaca ni porque me haya quedado que te cagas; sino porque lleva conmigo casi tanto tiempo como llevo yo en el mundo del hobby.



Hasta aquel momento fatidico, debía de correr el año 91 o 92, en que descubrí Rogue Trader y el universo de Games Workshop lo que, como a muchos otros, cambió mi forma de coleccionar miniaturas; mi incipiente colección de minis estaba compuesta fundamentalmente por dos marcas: Grenadier y Mitrhil las cuales utilizaba para dirigir y ambientar mis partidas de rol. Ésta debió de ser de las últimas de Grenadier que compré para esos menesteres roleros antes de volverme loco a coleccionar ejércitos de goblins y marines espaciales. Este último año he tomado la decisión de que no quede ni una de mis antiguas minis sin pintar y para remediarlo me he propuesto que siempre haya una de estas viejas glorias en mi mesa de pintura junto con el resto de proyectos.


El señor en cuestión se trata de la referencia: travelling wizard, perteneciente a la serie Julie Guthrie fantasy personalities II. Julie, para aquellos que no lo sepais, es uno de los grandes escultores clásicos americanos, que sigue en activo hoy en dia produciendo para la marca Reaper y que tiene en su haber centenares de miniaturas y no exagero (medio catalogo de Grenadier y otro medio de Ral Partha son referencias suyas). En su momento, nunca terminé de pintar esta mini y ha estado durante veintitantos años, que se dice pronto, rondando por mis estanterias con una combinación horrorosa de colores base y una costra-pegote de color carne en la cara que le ocultaba todos los rasgos faciales. No me acordaba de que tenía barba hasta que la despinté. Aunque la mini presenta la clásica "enfermedad" preslotta que podemos denominar "mano manopla" caracterizada por un esculpido poco definido de las extremidades, en su conjunto es una mini bastante guapa que evoca al mago enfrentándose a algún peligro innombrable en medio de una terrible ventisca o algo así, con detalles muy interesantes como los brazaletes de las muñecas.


jueves, 12 de octubre de 2017

Quinto módulo de 35 x 35 cm. Mesa de juego

Cuando comencé el proyecto de la mesa de juego modular tenía claro que las casas no iban a ser jugables en su interior lo que me permitía reducir su tamaño, dado que se iban a convertir en meras coberturas gigantes. Cuando fabricas una casa en la que se puede jugar en su interior estás condicionado por que quepan bien las miniaturas haya una suficiente zona jugable, se puedan introducir bien las manos en su interior y algunos temas más...
Al quitarme ese peso de encima me podía concentrar en otros detalles y sobre todo podía acelerar la construcción de los módulos, ya que tenía que hacer la mitad de trabajo. Pero si que quería que la jugabilidad no se viera reducida, por lo que decidí que cada pieza estuviese llena de elementos que generasen coberturas que la experiencia fuese moverse a través de estrechas calles, cruzando muros y subiéndose a los tejados.



Este módulo es una propuesta sencilla de dos casas de piedra, una con un almacén aledaño y otra con un pequeño huerto. Un elemento fundamental en casi todas las casas de este proyecto son las piedras y en este módulo se pueden ver dos tipos de propuestas de construcción a partir de dos tipos completamente diferentes. Ambas casas están construidas con poliexpan de alta densidad, como siempre, combinadas con madera de balsa y cartón, las plantas son de plástico compradas en un proveedor asiático en la sección de peceras, pero luego las he pintado para que se integrasen mejor con el resto de escenografía. Uno de los detalles que más me gusta de esta pieza es el farol, que quiero incorporar al estilo visual de la mesa de juego por lo que se volverá a ver en algún que otro módulo. De nuevo vuelvo a jugar con el poliexpan intentando sacarle todo el jugo a las texturas. La madera del almacén también está tallada en este material, que al combinarse visualmente con la madera de balsa de las vigas le da un aspecto muy natural a la pieza.
Los cristales de las ventanas es otro elemento que al final ha quedado muy bien resuelto de una manera muy sencilla a base de: plástico transparente, malla de plástico y un poco de tela.






lunes, 9 de octubre de 2017

Andrea Ariestes, Aprendiza de cronomante



Bueno, esta semana, aunque ya la habeis visto sufrir en las calles de Felstad, os presento a la aprendiza de mi banda de Frostgrave: Andrea Ariestes, nacida en una noble casa de la ciudad libre de Glótea. A pesar de haber sido educada desde pequeña para llevar las riendas del negocio familiar, una gran empresa de telares, ya en la adolescencia empezó a sentir curiosidad por las artes arcanas. Todas las tardes, cuando su institutriz se relajaba, Andrea escapaba saltando de tejado en tejado para espiar desde cualquier claraboya las clases de alta magia del gremio de magos. Su primer conjuro, invocado en el desván del palacio se llevó por delante parte del piso superior, lo que le valió la prohibición de practicar "esos inútiles ensalmos nunca mas" (palabras textuales de su progenitor). Por eso no es de extrañar que tras la muerte de su estricto padre, Andrea, aunque apenada por abandonar a su madre, marchase de casa buscando su lugar en los caminos de la magia, dejando a su hermano pequeño la aburrida tarea de dirigir los negocios familiares. Como Andrea conoció a Magnus el cronomante y como arrivaron a las calles de Felstad, esa es otra historia


La mini en cuestión se trata de la referencia Juliette, female wizard de Reaper en su serie dark heaven legends y esculpida por Bobby Jackson, uno de mis escultores preferidos dentro de los que colaboran con esta marca. Una mini como a mi me gusta, sin excesivos detalles pero con una personalidad brutal que representa  a la perfección una aprendiz de maga a la que aún le queda mucho por descubrir pero con una gran decisión que no se achanta ante la puerta de un oscuro dungeon.


El pintado ya veis sencillito aunque me comí bastante la cabeza a la hora de combinar colores para los distintos componentes de la ropa y reconozco que es la parte del pintado de una mini que más tiempo me lleva y muchas veces me tiene una mini bloqueada en la mesa de pintura incluso durante meses. Lo único que tenía claro eran los colores de los dos viales, un clásico del roleo: poción de vida roja y pocion de maná azul. Como siempre espero que os guste y acepto todo tipo de críticas.